Saltar al contenido

¿Cómo hacer un rocódromo para niños?

rocódromos para niños

Un rocódromo para niños consiste en la construcción artificial de un muro de escalada para niños y hay varios tipos:

Rocódromo fijo: Sobre muro de ladrillo, hormigón, mampostería … pegamos piedras o diques de resina con una resina especial denominada «Sikadur».

Para fijar las presas a la pared es utilizar el taladro y perforar un agujero en la pared en el que insertamos los tacos metálicos.

Pueden ser Spit, Dinabolt, Parabolt.

Las presas se atornillarían a estos pernos de metal para darle una mayor consistencia a la presa.

Rocódromo fijo plegable o con movilidad: Cuando pensamos en construir un rocódromo de este tipo, hemos optado por esta modalidad con una estructura fija en la que la parte inferior siempre se coloca y se fija en vertical, y la parte superior le confiere la cualidad de «plegado» que cambia su grado de inclinación.

Por lo que se provocan diferentes fases o modulaciones de dificultad en el rocódromo.

Utilizaremos una estructura metálica a la que uniremos unos paneles de madera y sobre la que atornillaremos los diques fabricados con distintos materiales como resina, bloques de madera, piedras.

La construcción de un rocódromo infantil

Características de nuestro rocódromo para niños

Las dimensiones del rocódromo son de 2´30 m de altura y 12 m de largo.

Colocamos 90 presas de resina y 10 presas de madera en la pared.

Hemos intentado que la textura de cada una de las presas mantenga un tacto agradable para la piel.

Con formas redondeadas y ángulos obtusos para no dañar las articulaciones, todas las presas tienen bordes favorables y un buen tamaño que las hace más fáciles de agarrar.

Unimos las presas al muro con Parabolest y una resina llamada Sikadur.

Las presas de pies, los hemos colocado muy cerca unos de otros y los hemos hecho lo suficientemente grandes para que sea más fácil moverse sobre ellos sin tener que usar pies de gato y jugar con las diferentes distancias, colores y formas.

Hemos dado mucho margen a las presas de manos por su textura, color, forma y tamaño:

Dependiendo del color, hemos creado rondas de dificultad creciente con diferentes colores.

Según el tamaño y la forma: Otra combinación que nos permitió crear recorridos variados fue el uso de manijas con diferentes formas, que obligan a los niños a utilizar diferentes modos de sujeción: pinza, invertida, bidés, romos, rayas, ” ñapas «(presa muy pequeña) y» cazos «(presa muy grande)

En función de la textura: Finalmente, la textura fue otra combinación que nos permitió expandir el aprendizaje conceptual y motor en los niños al jugar con modos de textura ásperos, suaves, más adherentes o menos adherentes.

Beneficios de la escalada en niños

  • Mejorar los elementos psicomotores básicos y las cualidades coordinativas-motoras así mismo el concepto de movimiento, abundancia motora y repertorio gestual.
  • Despertar hábitos positivos relacionados con el ejercicio y la actividad física, proyectar actitudes de superación y esfuerzo en situaciones o problemas motores.
  • Mejorar la coordinación general dinámica.
  • Favorecer las relaciones humanas y fomentar las actitudes de sociabilidad.