Saltar al contenido

¿Qué se fortalece con la escalada?

La escalada ayuda a fortalecer muchos músculos del cuerpo, incluyendo los brazos, el pecho, la espalda, los abdominales, los hombros y las piernas. También ayuda a desarrollar la resistencia, la fuerza y la flexibilidad. Además, practicar escalada mejora la coordinación, el equilibrio y la confianza en uno mismo.

Al practicar escalada, los principales músculos que se ejercitan son los bíceps, tríceps, espalda, hombros, cuádriceps, abductores, glúteos, abdominales, gemelos, aductores y flexores de cadera.

¿Por que practicar escalada?

1. Es una excelente forma de ejercicio: la escalada es un entrenamiento de resistencia y fuerza completo para todos los grupos musculares.

2. Mejora la flexibilidad: escalar te ayuda a estirar y flexionar todos los músculos del cuerpo, lo que mejora tu flexibilidad.

3. Trabaja la coordinación: al escalar, debes coordinar tus movimientos para lograr el equilibrio y la eficiencia. Esto mejora tu coordinación y tu equilibrio.

4. Te ayuda a desarrollar la confianza: al escalar, debes tener una mentalidad positiva para superar tus miedos y limitaciones. Esto te ayuda a desarrollar tu confianza.

5. Es divertido: la escalada es un deporte divertido y emocionante que puedes practicar con tus amigos.

Como fortaleces las manos para la escalada

1. Realiza ejercicios de estiramiento. Estira los músculos de tu antebrazo, muñecas y manos antes y después de escalar para mantenerlas flexibles. Esto ayudará a prevenir lesiones y a mejorar la fuerza.

2. Realiza ejercicios de fortalecimiento. Usa una pelota de goma para apretarla entre los dedos de ambas manos durante unos segundos. O haz ejercicios para aumentar la fuerza de los dedos como, por ejemplo, colgar de una barra con los dedos abiertos.

3. Usa la técnica de “Dead Hang”. Agarra una barra con los brazos extendidos y colgando hacia abajo. Mantén esta posición durante unos segundos cada vez que estés escalando. Esto ayudará a desarrollar los músculos de tu antebrazo y a mejorar la resistencia de tus manos.

4. Prueba con ejercicios isométricos. Estos ejercicios se realizan manteniendo una posición sin mover los músculos. Por ejemplo, colgar de una barra con los brazos extendidos y apretar los dedos hacia dentro. Esto ayudará a fortalecer los músculos de la mano.